top of page

EL MENSAJE DE LA ANSIEDAD

La ansiedad puede definirse como una anticipación de un daño o desgracia futura, acompañado de un sentimiento de desagradable o molesto (irritabilidad, inquietud, tristeza) y síntomas de tensión en el cuerpo.


Es importante entender la ansiedad como una sensación o un estado emocional natural ante determinadas situaciones y que constituye una respuesta habitual a diferentes sensaciones estresantes. Cierto grado de ansiedad, incluso es deseable para el manejo de las exigencias del día a día. Tan solo cuando sobrepasa cierta intensidad o cuando supera la capacidad adaptativa de la persona, es cuando la ansiedad se vuelve un malestar significativo con síntomas que afectan tanto al plano físico como el patológico.


Síntomas Psicológicos:

  • Preocupación, Agobio, Aprensión

  • Miedo a perder el control

  • Irritabilidad, inquietud, desasosiego

  • Dificultad de concentración

  • Conductas de evitación

  • Inhibición o bloqueo psicomotor

  • Obsesiones o compulsiones.


Síntomas Físicos:

  • Sistema Nervioso Autónomo: sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad.

  • Neuromusculares: temblor, tensión muscular, cefaleas, parestesias.

  • Cardiovasculares: palpitaciones, taquicardia

  • Digestivos: náuseas, vómitos, dispepsia, diarrea, estreñimiento

  • Genitourinarios: micción frecuente, problemas en la esfera sexual

Analizando los efectos de la ansiedad, podemos darnos cuenta de la profunda interconexión que existe en entre la mente y el cuerpo.


Esta conexión invisible entre nuestra mente y nuestro cuerpo, es una comunicación que se da en forma de impulsos nerviosos en el cerebro y las reacciones bioquímicas en el cuerpo. Es decir, nuestro cerebro traduce nuestros pensamientos y emociones, en impulsos eléctricos y químicos que son enviados a través del cuerpo generando una reacción bioquímica.


Esta reacción es la forma en que nuestro cuerpo responde a lo que está pasando dentro de nuestra cabeza o a los eventos en nuestra vida. Este proceso ocurre de forma casi instantánea y la respuesta del cuerpo a menudo es proporcional a la intensidad de nuestros pensamientos y emociones.


Nuestro estado emocional sea cual sea se manifiesta en nuestro cuerpo. De esta forma podemos entender a la ansiedad, como la manifestación en nuestro cuerpo del exceso de pensamientos anticipatorios de peligros futuros, indefinibles e imprevisibles, que la caracterizan. De aquí la frase:" la ansiedad es un exceso de futuro."


¿Cuál es entonces el mensaje de la ansiedad?


Como yo lo entiendo, la presencia de la ansiedad en nosotros, nos dice que hemos perdido el equilibrio entre nuestra mente y nuestro cuerpo. Pues, en algún momento de nuestra existencia privilegiamos el acto de pensar sobre el de sentir.


En la mayoría de los casos esta elección (hecha de forma inconsciente), es un intento de defendernos de volver a sentir mucho dolor y para seguir protegiéndonos, utilizamos nuestra memoria emocional, como un filtro protector ante los eventos de nuestra vida. Y, generamos una cantidad masiva de pensamientos, cuya función es anticipar y evitar daños. La ironía en nuestro esfuerzo, es que al evitar un sentir del pasado, terminamos viviendo inmersos en un un futuro inexistente, que nos asfixia en nuestro propio cuerpo. El único vehículo que tenemos hacia el momento presente.


Trabajar por restaurar nuestro equilibrio, educando la mente y nutriendo el alma, es el camino que conozco para aliviar ansiedad.





El yoga es la disciplina por excelencia para calmar la mente. Aprender a meditar y a respirar, reduce de manera sorprendente el flujo de pensamientos.

Para quienes sean nuevos en ésta práctica recomiendo el Kundalini Yoga, cuyas series de ejercicios (kriyas) están enfocadas a trabajar sobre el sistema nervioso vegetativo.






La Psicoterapia al utilizar a la palabra como su principal instrumento, nos permite sanar el alma. Expresar aquello que hemos estado guardado, es una forma de liberación. Si bien hay momentos en que recordar es difícil, llegará un punto en el que te encontrarás hablando de todo aquello que evitabas sin sentir dolor.




Y descubrirás en ti un sentimiento de gratitud, en honor a la historia de de tu vida, porque todos y cada uno de los momentos más difíciles, han sido transformados en aprendizaje y el escalón que necesitabas escalar para alcanzar el equilibrio y experimentar la paz interior; es decir, contigo mismo.


La ansiedad es sólo síntoma, no eres tú. No te define y mucho menos escribe tu destino. Pero si es un mensaje, un llamado a tu interior que significa una oportunidad para abrir el Corazón, si aceptas iniciar un proceso de profunda transformación.



57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page